El powerball…

Nunca jugué el powerball, ni ningún juego en el que se viese envuelta la suerte.

De pequeña mi madre repetía constantemente que esto era pecado. Que jugar la suerte anyways era malo.

Cuando me case con el padre de mis hijas, conocí el primer jugador de la suerte, su papá. El estaba divorciado de su esposa, abuela de mis hijas, y ella decía que se divorciaron por causa de su adicción a los juegos. Hablaba mal constantemente de los jugadores, y yo seguía fortaleciendo mi pensar.

Habían varios millones en el powerball y durante varias semanas, nadie se pego con ese premio. Esa cifra, en cierto momento me puse a pensar… uno en unos billones de personas, pero igual a cualquiera le puede tocar!

Así que por primera vez, jugué. Todo esto que les conté, retumbaba en mi mente y en mi corazón. Me dolía el pecho cuando entré a la estación a pedir los boletos, sentía vergüenza, susto y culpabilidad… pero estaba decidida… aún no se qué, lo que sé es que me envalentoné y compre 3 boletos a la automática. Por supuesto, que tuve que preguntar, donde se compra?, como se pide? Pues no tenia la menor idea de como hacerlo. En la primera estación que me detuve, me indicaron que no estaban vendiendo. Me indicaron a donde ir… yo con mi perse, preocupada… ja ja siempre es lo mismo. Al comprar los boletos hasta pensé que la chica me miraba de forma extraña. Je je…

Lo cierto es que todos ustedes saben que no me pegue… con nada.

Placeres…

Ir de compras cuando eres mujer, pentecostal y fanática puede ser difícil. Las modas en su mayoría corren con modelos que no son muy modestos para las practicantes de esta religion con mentes poco abiertas.

Yo fui criada con esa mentalidad. Donde había que usar faldas y trajes debajo de las rodillas, las blusas debian tener mangas y cuellos altos, las faldas si eran anchas eran más apropiadas… o sea, ropa práctica para las bisabuelas de la época.

Era bastante estresante y desilusionante ir de shopping y no encontrar ropa adecuada para mi como pentecostal. Supongo que aún lo debe ser para aquellas que aún tienen aquel pensamiento. No crítico a las que visten así… por el contrario si eso las tiene felices, amen.

Yo por el contrario, hoy me siento feliz, aunque debo decir que mi tiempo con gringolas puestas, me sentí bien. Aún me cohibo de ciertas cosas pues liberar esa mentalidad es algo bien difícil.. lo inculcado de pequeña, realmente se queda y tiene su peso.

Pero todos sabemos que ir de shopping es una actividad que la gran mayoría disfrutamos… para mi ahora es como una sección de spa… es mágico; salgo mega relajada.

Buscar en los escaparates que tienen todo tipo de ropa es fantástico. Medirme ropa de toda clase, sin restricciones es maravilloso…. escoger pantalones, buscando los que se ajustan mejor a mi cuerpo es realmente placentero. Poder usar blusas con escotes es sexy… oye considerando pues siempre me gusto exhibir un chin mis pechos y me sigue encantando, aunque ahora evaluó que sea apropiado para mi edad. Pero ahora es una mega experiencia.

Me siento a gusto, moderna…

Salidita…

Después de una visita a este restaurante hace más de un año atrás cuando la experiencia había sido tan nefasta, que decidimos  no regresar… decidimos darnos una segunda oportunidad.

Esta vez nos sentaron en un área diferente a la ocasion anterior.  Estaba algo concurrido el lugar.  Seleccionamos los aperitivos, cruzando los dedos pues las opciones eran algo exóticas..   Ruben pidió un copa de una de las bebidas que ofrecían en el lugar y que ninguna le parecía conocida.  Yo pedí la misma.  Ando en esas de probar y me esta gustando como me siento. Ademas de que comparto algo distinto con el.  La bebida se sentía caliente al bajar, estaba buena pero igual termine pasando mi copa a Rubén para que culminará la mía..

Para cuando pedimos el plato fuerte ya estaba llena. Cabe señalar que aunque el sitio no es mi favorito, lo perdonamos y podemos volver.

Un airbnd…

En repetidas ocasiones hemos alquilado un airbnd cuando salimos en familia. 

Hasta este momento nunca habia tenido una mala experiencia.  Pues recuerdo que en uno de ellos se fue la luz y el dueño de inmediato nos facilito una planta electrica, cuando en ese momento ni siquiera le habiamos informado.

Llegue junto a mi hija al lugar que habiamos reservado.  Habiamos alquilado porque tomariamos un taller, el que decia quedaba a tres minutos del lugar.    Se trataba de un studio, al lado de la residencia principal.  El vencindario era pintoresco y tranquilo.

Al entrar al mismo, me pareció muy bonito.  Super bien estructurado y sumamente acogedor.    Mi hija y yo,  salimos a encontrar el lugar del taller.  Ciertamente quedaba a tres minutos y viramos al hospedaje.  Entre ida y vuelta no tardamos diez minutos.

Cuando llegamos de la salida el aire acondicionado que habiamos dejado encendido para que enfriara en lo que regresaramos, habia sido apagado.   La unidad es una de boton manual.

Me parecio una falta de respeto el que el arrendador se metiera en lo que seria nuestra casa por los próximos dos dias, tan pronto nosotros salimos de alli.   Nuestras pertenecias estaban alli. Esas dos noches las dormi arrepentida de eatar alli

Salida…

Llevaba una semana esperando este dia.   Pensaba que por fín podría volver con Rubén a aquel Restaurante que frecuentabamos , que tanto nos gustaba y que habian vuelto a reabrir después de una larga temporada cerrado.

Aún no sé la razones para estar cerrado este dia pero lo cierto es que lleva dos semanas sin abrir sus puertas, otra vez. Espero que no sea definitivo.

Desde temprano le había comentado que saldriamos. Habia seleccionado la ropa para ello. Cabe señalar que cambie el vestuario, pues empezo a llover y encima como ese no seria el lugar considere que no era el adecuado.

Rubén salió hacer una gestión y luego se fue de shopping restando tiempo de ambos, pues no pude acompalarle, tenia un empleado en la casa. Sin todavía encontrar un spot, el llegó mostrandome uno que ubico en el internet y al que no habiamos ido.

Ni la ropa, ni el lugar eran adecuados para la cita que esperaba.. pero aún así fuimos. Era un spot con un área para sentarse adentro, tambien tiene una para sentarse afuera… y una barra.

El menú no ofrecía grandes alternativas. Le pedimos a la mesera nos guiara y nos dijo que alitas empanadas y carne frita era la preferencia alli, dejando los cortes de carne fuera. Optamos por seguir su recomendación. Rubén pidio carne frita y yo las alitas. Ambos pedimos mojitos para beber; él de coco y yo, de parcha.

Aunque el alcohol que tenía era poco, igual a la mitad de de vaso me sentía algo mariada… No era lo esperado, pero la pasamos bien.

Mucho calor…

Aunque en el área en que trabajo, llego la luz.. tengo una jodia suerte, pueden creer? que el aire acondicionado se daño.

Así que estoy con un abánico encendido frente a mi y como el sitio es cerrado apenas entra aire. Nos estan permitiendo traer ropa más comoda para eso de facilitarnos las cosas, gracias a Dios por ello…

Pero hoy, y cosa que ya saben no soy bebedora ni siquiera de forma social pero estoy deseando darme una cerveza bien fria.

Soy bien sexual…

No se si para bien… no se si esta bien… pero soy bien sexual. El sexo es bien importante para mi . Me lo vivo y me lo disfruto.

Cuando estoy alegre quiero sexo, pero cuando estoy ansiosa necesito sexo.

Tener sexo me causa placer pero tambien me calma.

Mantener una buena relación sexual con mi pareja es vital. Me gusta experimentar cosas con el y que el la disfrute tanto como yo.

Soy feliz de que a Rubén le guste el sexo tanto como a mi… realmente nos complementamos muy bien.

Hace dias vengo coqueteando con la idea de visitar una playa nudista. No es que no haya vivido la experiencia de quedarme como Dios me trajo al mundo en una playa porque esa ya… y me encanto! Pero ir a una playa nudista, donde pueda caminar por ahi como si nada… me es excitante. En mi caso me gustaria solo ir topless pero fantaseo con ver a Rubén caminar por la arena en pelotas.

Claro que si para que suceda, tengo que ir desnuda, asi sera.

Btw hasta la idea me excita.

Aún sin luz…

Luego del paso de Fiona, el país quedó sin luz. Aunque en mi opinion este ha sido el evento atmosferico más politizado de la historia; lo cierto es que sigo sin luz.

El ruido de las plantas te descabrona el sistema. La puta calor te jode el dia y noche. La tolerancia se acaba y quieres que todos se vayan al carajo.

Pero esta noche es la primera que me quedo a dormir desnuda. Desperté encharcada en sudor y me quite la ropa. Se me ha hecho sexy la situación…

De pronto y sin pensarlo… ya mis dedos se apoderaban de mi intinidad, puro placer!!!

Otro huracan…

Para este fin de semana, huracanado, a Rubén le tocaba estar conmigo. Y asi fue.

El huracan llegó el domingo, por lo que el lunes el gobierno lo cedio. Realizamos el desayuno y luego me puse a recoger algunos de los desastres que Fiona me dejo a su paso.

Cuando llegue a la habitacion Rubén, quien se habia vestido temprano, jugaba con una media… hablabamos de los daños que habia dejado el huracan, cuando de repente sin mas de nada, me dijo «me voy», sorprendida ?, ¿a donde?… «a San Juan, bajo hoy o mañana»…

Senti un puñal en el pecho. Mientras lo veia con las medias, pensé que saliríamos. No se… pensé que a comprar algo o a echar gasolina… pero no, no fue asi, no estaba incluida, ni recibí más información. Tampoco la pedi.

En los ultimos fines de semana, a pesar de querermelo negar he sentido a Ruben sumamente distraido con su celular. Lo he visto cambiar la ventana de la pantalla cada vez que entro de repente al cuarto. He disimulado porque no he querido hacer un papelon pero en realidad me preocupa y es hora de afrontarlo.

Luego que saliera de casa, le envie un mensaje para que cuando llegara a su destino me avisara. Me contesto que iria a San Juan a buscar sus chicas.

Anoche no vino, o sea no viro… veremos si hoy.

Paso algo…

Llego Fiona… la experiencia fue horrible. La lluvia puede ser realmente catastrofica.

A decir verdad, después de Maria (el huracan) pense que nada podria ser peor… y me equivoque. Fiona no puedo decir si mejor o pwor… lo que si piedo decir es que Maria nos dejo sin señal, sin internet ni teléfono. En cambio, para Fiona hemos tenido acceso a saber todo lo que ocurre a nuestro alrededor. El dolor de los otros ha sido el mio…

Me siento drenada y ya no puedo seguir asi…