Olvide los espejuelos…

Estaba en la fila del banco porque había perdido mi tarjeta Ath. Cuando fui a llenar la hoja de retiro de fondos me percaté que andaba sin mis espejuelos, (cosa extraña, siempre traigo varios, es costumbre perderlos) pues sin ellos no veo nada!; me salí de la fila y fui corriendo a la farmacia del frente a comprar una espejuelos con bifocal, puse mi cartera sobre el mostrador y comencé a buscar uno con el que pudiera leer, pero no lograba ver el número de lente, así que me puse los espejuelos que tenía al lado de mi wallet y busque hasta localizar los apropiados para mi! Los pague y me los puse!

Ya en la fila de nuevo, había una señora frente a mi en la fila con una niña al hombro… ella me miraba y reí, de repente le dice a su mamá; porque ella tiene tantos espejuelos?… fue cuando me percaté que llevaba unos puestos, otro como diadema en el pelo y otro guindando en mi blusa! No podía creerlo!

Finalmente no sabía si reír o llorar… ahora solo se los cuento a ustedes!

Anuncios

Regalo de Santa…

Luego de mucho pensar cuál sería el regalo perfecto para mis sobrinos e hijas, opté por llevarlos nuevamente a un trip por la isla! Empecé en la búsqueda del área que escogería para el mismo, seleccione el pueblo de Cabo Rojo. Aunque lo he visitado en otras ocasiones y hasta en compañía de ellos, aún nos quedaban algunos lugares sin visitar…

Prepare una agenda programando cada uno de los lugares que visitaríamos, estableciendo un tiempo para estar en cada lugar. Alquile una villa en la que podríamos pernoctar los 7 y alquile una mini van para ir todos juntos.

Ya con todo separado, invite a Rubén a que formará parte de nuestro trip con sus dos hijas. Con posterioridad a ese día, me confirmó que estarían acompañándonos a nuestro trip navideño por lo que separé una habitación más para ellos.

Aún mis sobrinos no lo conocían a él y mis hijas no conocían sus hijas… evalué de forma minuciosa si debía notificar al resto de la familia que Rubén nos acompañaría, pues aún mi madre no lo conoce y nuestra relación sigue siendo un tabú, pero luego de varias semanas de meditarlo, decidí que es mejor pedir perdón que permiso y prefería no echar a perder el plan.

A un día de nuestra salida se incorporo a nuestro trip un primo mío que visitaba la isla junto a sus tres hijos. Esa mañana acorde con Rubén hacer una breve parada en un fast food a inicios de camino para que nuestros chicos se conocieran. Antes de detenernos les anuncié a mis sobrinos que tengo una pareja y que el y sus hijas estarían acompañándonos a los lugares!

El encuentro se realizó sin ninguna incidencia. Viajamos al oeste, luego de desayunar. Visitamos cada uno de los lugares programados! Fue genial! Los chicos compartieron y el viaje resultó ser divertido para todos!

Al finalizar estaba contenta! El regalo de navidad fue del agrado de todos!!!