Cumpleaños…

Mi hija menor cumplía sus veinte años y yo quería celebrárselos! Luego de dialogarlo con ella, llegamos a ciertos acuerdos y aceptó que hiciera la fiesta. Es la primera vez que le celebraría uno fuera de la casa y con invitados, aunque todos serían de la familia…

Aunque en cada una de la fecha de sus cumpleaños le compre un bizcocho, nunca fue un momento grato para ella. Supongo que debido a ciertos eventos ocurridos de pequeña con relación a dicha festividad. Otra cicatriz difícil de sanar…

Puse mucho esmero en cada uno de los detalles, quería algo especial para ella. Mi hija se merecía que así fuera!

Prepare todo en casa, a mano; y hasta ella se animó ayudarme! Haría el cumpleaños en la casa de mi señora madre pues era la única forma que tenía para que ella pudiera asistir.

Aparte de la familia solo invitamos a Rubén, sus niñas le acompañarían pues ese fin de semana ellas estarían con el! Era esa primera vez que pisaría el hogar de mi madre y en la que mi familia finalmente conocerían a Rubén!

Cuando llegó, estaba ansiosa, no nerviosa! Sentía una emoción bien grande, casi indescriptible! Y me sentía feliz! Luego de las presentaciones, mi madre aunque lo ignoro, se porto bien… no se salió de la fiesta, no cambio de humor…

mi hija disfruto su cumpleaños y aunque dentro de los acuerdos estaba que no se cantaría fue ella quien vino y me dijo, “vamos a cantar cumpleaños que quiero comer bizcocho”!!! Se retrató con todos en la fiesta, incluso con Rubén y conmigo!

Se que para ella ha sido su mejor cumpleaños y yo me siento feliz por eso!

Anuncios