5 años en WordPress…

Acabo de recibir una felicitación de WordPress porque estoy cumpliendo 5 años aquí.

Me siento contenta de ser parte de esta comunidad. Es agradable cuando la gente te lee, se identifica o discurre con lo que has escrito, en un marco de respeto.

Gracias a los que me siguen, a los que me leen, a los que me sy a los que lo harán en un futuro.

La mente se protege…

Desde que mi papá perdió la razón, yo perdí todos los recuerdos de el, previos al presente…

En ocasiones me sentaba a buscar algún recuerdo de él, durante mi crecimiento y durante sus últimos días bien… no encontraba ninguno. Todo lo que llegaba a mi memoria sobre él… era en aquella cama que le acompañó durante estos años.

Falleció en la madrugada del 13 de mayo y con su partida me tope con que sus recuerdos ya no estaban en aquella cama… van y vienen múltiples recuerdos hermosos de mi papá.

El velatorio de mi papá

Mi papá murió en plena pandemia. No tenia corona virus, murió a consecuencia del alzheimer.

Al momento de ir a la funeraria, realmente no imagine como seria… pero me tocó y alli estaba.

Estaba como idiotizada, cuando la asistente de la funeraria me pregunto de que color quería la caja, casi pensé que hablaba en otra lengua… luego me llevo a la parte de atrás para escoger el modelo… todo era tan doloroso.

Finalmente me entregó una página con distintos pensamientos y capítulos de la biblia… por un momento encontré consuelo en ellos y opte por el salmo 121. Me dijo que era para la tarjeta de recordatorio, como estamos en pandemia se me entregarían una vez culminará el velatorio. Se me indicó que la capilla abriría por espacio de una hora. Que cada tres minutos podrían entrar cinco personas a su vez, siempre y cuando llevaran mascarilla y guantes.

Así se hizo, algunos familiares y amigos se alegaron a la funeraria. Decidí que entraran de tres en tres para que así mi mamá y mi hermano mayor pudieran permanecer dentro de la capilla todo el tiempo.

A pocos minutos de cumplirse con la hora, le pedí a la dueña de la funeraria si nos permitia al núcleo más cercanos entrar juntos. Amablemente nos dio la autorización y así estuvimos juntos mi mamá, mi hermano mayor su esposa y dos hijos, mis dos hijas, Ruben y yo y una prima hermana nuestra. Hicimos una oración a Dios y dimos gracias por habernos permitido cuidar de nuestro padre durante todo ese tiempo.

Salimos de la capilla y mi papá fue en el carro fúnebre, la pandemia no permite que sea de otra forma, nosotros caminamos al cementerio, en distanciamiento social.

Ya allí solo cinco podrían entrar. Difícil selección. Cuando le había comunicado a mi mamá, esta luego de darle pensamiento me dijo que no quería que ningún nieto se sintiera, aunque entendía que mi hija mayor debería de estar allí, pues fue ella quien vivió con ellos durante todos estos años. Finalmente me dijo que como no quería causar con esto ninguna situacion entendía que lo prudente seria que entrara ella, mi hermano mayor y esposa y Ruben, conmigo.

Luego de hablar con el sepulturero, este accedió a que estarán siete porque le era necesario que entraran varones para ayudarle a bajar la caja.

Así que nuevamente alce mi voz y entraron mi mamá, los cuatro nietos presentes, mi hermano mayor y este amigo que se hizo parte de nuestra familia durante la enfermedad de mi papá.

Yo me quede afuera. Espere porque ellos regresaran y partimos….

Se me fue mi papá…

Tras siete largos años de enfermedad, finalmente falleció mi papá.

Estamos tristes, sentimos dolor, ha quedado un gran vacío en la casa, en nuestro corazón. De igual forma nos sentimos contentos porque hoy mi papà no sufre más; hoy, descansa en paz. Contentos porque tuvimos la oportunidad de cuidar de el, porque Dios nos permitió tenerlo en casa por todos estos años.

Sensaciones…

Que te maltraten físicamente es algo horrible, denigrante, es algo injustificable y cruel. Igual psicologicamente… a parte de los perturbador que es…

Pero sentirse rebuscada es asqueante. Esta sensación que tenia años atrás cuando sabia que alguien invadía mi casa ha vuelto.

Mis ventanas conservan los tornillos que me hicieron poner allí… esto para mi es volver atrás. Repugnante todo esto…

Seré sonámbula…

Parece que tendré que poner cámaras hasta en mi cuarto. Comienzo a pensar si soy sonámbula…

Ni Ruben ni mis hijas nunca me han comentado que sea sonámbula… pero empiezo a pensar que lo soy.

Cosas desaparecen y aparecen. Cosas se acomodan y se desordenar…

Tengo otro pen drive desaparecido. Estoy segura que estaba sobre la nevera y ya no esta. No tengo idea de que ocurre. Lo puse antiel en la noche allí cuando use para otra cosa el frasco en que lo guardaba.

Tal vez me levanto en las noches y cuando todos piensan que lo hago en un acto consiente para ir al baño… no lo es..

Esto me esta volviendo loca… es como un juego mental. Tanto Ruben como mis hijas tienen acceso total a mi celular, todas sus aplicaciones y archivos, no tengo nada privado. Mi casa es la casa de ellos. Pueden buscar lo que quieran allí. No me cabe un ápice de duda sobre ellos.

No cabe la posibilidad de que alguien venga, entre… cuando? Es hasta una locura pensarlo.

Solo puedo pensar que soy sonambula y yo muevo las cosas… lo que me faltaba.

Apareció el pen drive..

Llevaba varios días que el uso blanco y negro había desaparecido de mi cartera.

Lo había buscado una y otra vez. En la wallet, en la cartera, sobre la mesa, en el carro. El USB blanco y negro no estaba allí. No tengo duda alguna al decir que no estaba. Debo parecer loca… o alguien me espía o me quiere volver loca.

No fue una vez que lo busque, lo hice en más de una ocasión. Pensé que quien se lo llevo finalmente lo necesitaba más que yo o quizás no me lo devolvería.

Acabo de abrir mi wallet y allí estaba. No me he puesto feliz de encontrarlo, por el contrario me siento perturbada. No entiendo la intención…

Estos pequeños misterios terminaran por volverme loca… y aun más desconfiada.

Momentos felices…

Leyendo cosas en el Internet encontré un artículo sobre los cinco momentos más felices… cabe señalar que el titulo no era compatible con el contenido del mismo, pues presentaba una pareja en el dia de su boda y decía que era el número uno… al no proporcionar ningún otro, busque en Google pues me daba curiosidad cuales serían los otros cuatro…

No encontré ninguna lista de cinco, pero conseguí una de nueve. Busque rápido los primeros cinco:

1. El nacimiento del primer hijo;

2. La boda

3. El nacimiento del primer nieto,

4. El nacimiento del segundo hijo,

5. La jubilación

Entonces medite, llore desde el momento en que me dijeron que estaba embarazada y aunque me senti feliz cuando tuve mi hija en sus brazos, sabia que tendría una responsabilidad inmensa, que aunque todos los padres la tenemos, la mía era mayor. Mi hija no venía a un hogar normal…

El día de mi boda… me case sabiendo que lo que me esperaba no seria diferente a lo que ya estaba viviendo… fue como pactar el principio de dolores…

En cuanto al nieto, no ha llegado… ya les conté que mi hija menor quedó embarazada y los tres meses que duro ese embarazo, tuve unos días bastante tristes…

El nacimiento de mi segunda hija, no fue muy distinto al de la primera…estaba feliz de recibir otro pedazo de mi, pero volvía a someter a otra criatura a un campo de batalla como era mi caso.

Aun no me he jubilidado, confío en que sea realmente uno bueno y sin más llanto a no ser que sea de felicidad!

He tenido muchos momentos felices… pero pienso que de eso se trata de momentos, de atraparlos cuando llegan y disfrutarlos…

Algunos son furtivos, otros llegan y duran más… vivamos cada momento como si fuera el Último!!!