La religión me daño…

Si, creo que a esta edad no supero todo lo que me perdí por ser de la religión pentecostal..

Amar a Dios es una cosa, servirle, obedecerle..

Pero negarme ciertas cosas por inventos de alguien… si, me marcaron.

Pienso que si no hubiera sido de esa religión, ni siquiera me hubiera involucrado con el padre de mis hijas, no porque el fuera cristiano, sino porque yo no hubiera estado rebelde…

Cuantas giras me perdí, porque todas mis amigas irian en pantalon? Y yo con aquellas faldas largas… Oh cuantas burlas me hicieron.. Porque no tenia rotitos en las orejas? Siempre me sentí distinta a las otras niñas…

En las fiestecitas de la escuela todos bailaban y yo me iba rápido a mi casa, me daba pereza no poder participar.

Aun de adulta he arrastrado todas esas enseñanzas que me acusaban y yo seguía sin vivir… ya estoy por fin soltándome, probando, disfrutando de todo esto que es nuevo para mi!!

El año que viene cumplo 50!! Me regalare la perforación de mis orejas y un cofre lleno de pantallas de todos los tamaños y colores!!!, si es que me aguanto y no lo hago para la navidad!!! El plan ne tiene mega emocionada

Y el fin de semana de mis cumpleaños, si la pandemia lo permite, quiero pasarlo de hotel… bebiendo y bailando con mi Rubén…

Tuviste una experiencia similar? La religión te tuvo cautiva? Cuéntame de tu liberación…

PD. Mi rebeldia ha sido contra la los dogmas absurdos de la iglesia pentecostal… no contra Dios.

Pecado o fanatismo?…

Hace unos días mi tía materna mayor (84 años) se comunicó conmigo vía telefónica para pedirme que la acompañara al shopping a comprarle ropa a mi otra tía. Esta me indico que quería comprarle algunas piezas de vestir a la tía que le sigue en edad.

En su conversación traia a mi atención que esa tia, el domingo pasado había ido a la iglesia, con una pieza de ropa, que mejores atuendos usaba ella para trapiar en la casa. Y que encima usaba una mascarilla que no combinaba… me rei y le dije que cuando tuviese libre la llevaría.

Esta mañana, antes de vestirme, me pese, pues estoy en plan de rebaja. Como note alguna reducción, me emocione y busque un mahon que tengo allí y que estoy loca por usar, es como un premio. Cuando me lo puse, me entró con facilidad. Al mirarme al espejo me gusto mucho lo que vi. Al ver mi trasero reflejado en el espejo, vi mis pompas algo levantadas. Me encanto aun más… tanto que no me los quite.

Se supone que mi madre seria parte del paseo y mis dos tias… como he dicho anteriormente fui criada en la iglesia pentecostal y usar pantalones en mi familia sigue siendo un pecado casi mortal.

Al llegar a casa de mi madre, no hizo más que verme, me miro con reproche y me indico que ella no nos acompañaría. Se fue a su cuarto y cerró la puerta. Estaba tan contenta con mi pompis que no pensé en nada y me fui a recoger a mis tias.

Al bajarme del carro, entendi que la mirada de reproche de mi madre había sido por mi vestimenta… cuando mis tias me vieron me celebraron pero al verme en mahones, no estaba clara si la cara era de decepción o reproche, o ambas.

Nadie comento nada, me mantuve hablándoles en el camino. Ellas pronto se dejaron llevar y se escuchaban animadas…

Al llegar a la primera tienda mi tia a la que se le iba a comprar la ropa, se me acercó y me dijo “las mujeres decentes no deberían vestir así. Los pantalones son ropa de hombre y las mujeres que los usan solo quieren provocar a los hombres… jamas imagine que tenias esa cosa de atrás tan llamativa, ahora tengo miedo que hasta te quieran tocar eso ahi, que barbaridad, Dios mio! Si llego a saber que vendrias con esas ropas así de provocativa, creo que ni vengo…. No le dije nada y en breves segundos llevaba la conversación en otra dirección.

Aclaei que mi ropa no era provocativa, era un mahon y una camisilla. El pecado estaba en la prenda, no en como me quedaba.

Cuando llegamos a la segunda tienda, buscandole en el rack de las faldas largas… mi tia vuelve a dirigirse a mi “mira nena no quieres que te compre unas de estas? , es para que te quites esa cosa diabólica, el Señor reprenda al diablo. Tu mamá si te vio, ya se porque no vino, debe tener dolor de cabeza”. Me sonrei y le dije, no tienes que comprarme faldas, yo tengo en casa.

Cuando le conté a Rubén y a mi hija la que vive conmigo, ambos me comentaron, solo a ti se te ocurre ponerte un mahon para salir con ellas!!! Pero yo no pensé nada, solo me sentí bien rica!!!

Me encanta sentirme así, creo que eso tiene que ver en parte con mi auto estima. Me siento libre, más confiada y no se si estaré bonita pero me siento bien! Y como si fuera poco, trae como un incentivo adicional que aumenta mi libido, debe ser lo prohibido, no?