Postergar lo impostergable…

En un continuo postergar por no querer tener que enfrentarme a ciertas cosas, no había sacado mi cita con la psiquiatra, luego de que perdiera mi cita por un olvido…

La semana pasada, en un momento en que había salido de mi escritorio, llego una persona que conozco a examinar unos documentos; la compañera que lo atendió, lo sentó en mi escritorio. Cuando llegue lo encontré allí sentado, el levantó la mirada y me pregunto si ese era mi escritorio… guarde silencio y entonces entendí que debía retomar mis citas…

Aclare las fotos porque tienen información sensitiva, pero en cada una de ella anotó las instrucciones de las distintas tareas que debo realizar diariamente… obvio porque se me olvidan cada día más cosas.

La situación me resulto incómoda! Me parece común que mis compañeros de trabajo vean eso ahí, pero el que lo viera alguien de afuera me hizo sentir avergonzada!

Anuncios

La actitud!…

Una actitud buena, puede lograr mejores actitudes en los demás…

Trabajo en una agencia que brinda servicios al público. Las personas que acuden a la ventanilla de mi oficina en un 90% vienen cargados por un problema que se le ha presentado y los tiene agobiados.

En su mayoría llegan desesperados, frustrados y exigiendo una solución, que en un sinnúmero de ocasiones se nos hace imposible poderle ofrecer.

Me he encontrado con que si le sonrió, le saludo dulcemente y me pongo a su disposición, su grado de hostilidad se reduce enormemente. He notado también que si le escucho con atención y soy empatía con la persona , su molestia disminuye, aún cuando no le pueda resolver… y si a eso le añadimos que le damos las razones por las que no les podré ayudar y le ofrezco las posibles alternativas que tiene, la persona no solo se siente atendida sino que se va satisfecha.

Seamos empaticos y solidarios con los demás; recordemos que la blanda respuesta apacigua la ira.

Durmiendo con el enemigo!..

Si, es el título de una reconocida película protagonizada por Julia Roberts, y la cruda realidad de muchas mujeres… podríamos añadir el secreto de algunos hombres…

Ciertamente los pensamientos que vienen a mi mente al escuchar la frase “sleeping with the enemy” que traducido al español es “durmiendo con el enemigo”, ninguno es positivo! Y estoy segura que los que vienen a la tuya que me lees, tampoco lo son!

La realidad es que cuando uno ve la película puede pensar que es algo exagerado pero lamentablemente no lo es… Así vivía yo! Atemorizada, angustiada, con la incertidumbre de cómo la pasaría con posterioridad a la llegada del padre de mis hijas a la casa!

Mucho antes de que se acercara la hora de el llegar a casa me sentía intranquila y a la expectación de que panorama me esperaría! Empezaba a prepararme para evitar que algo pudiera disgustarle, raras veces lo lograba, trataba de que todo luciera en orden y a su forma!

Pero igual en un centenar de ocasiones su plato de comida terminaba pegado a la pared del pasillo… en ocasiones estaba muy caliente, en otras frio; o ya habían pasado las 6:45 que era la hora que el había designado para comer, así me hubiera pasado por dos minutos!

Era una obsesión con que todo estuviera impecable sin el tener que mover un solo dedo! Si abría la puerta del gabinete de cocina, todas las etiquetas debían de quedar de frente, por marca y estatura; en las gavetas del gavetero en el cuarto, todo doblado y clasificado por pieza, de la misma forma en el closet… el color de cada gancho representaba una pieza distinta y se debían de clasificar ( suéter en gancho verde y si habían tres suéter negros debían ir uno tras el otro).

Realmente sus palabra eran orden! Una vez me dio la primera bofetada y le demostré mi miedo, me convertí en su exclava! No me atrevía a mover un dedo sin su consentimiento!

Cuando mi hermano mayor se caso el no permitía que me relacionara con mi familia y yo fielmente no me atrevía ni siquiera a realizar una llamada telefónica en su ausencia. Le tenía un miedo absurdo e irracional!

Al llegar la invitación de la boda, gritaba que le habían faltado el respeto y que yo no debí permitir que eso ocurriera… fue un mes largo, en espera de que llegara ese día para ver si terminaba esa pelea!

En las noches metía un cuchillo debajo del mattre, nunca me atreví a sacarlo pero me hacía bien pensar que estaba allí por si lo llegaba a necesitar! Nunca olvidare aquella sensación y el ahogo y la presión que se siente tener tu enemigo al lado!

Somos seres libres! Que nadie nos perturbe La Paz!

Lo mejor de llegar a 🏠…

Yassssss! una vez llega la hora de llegar a casa, mi mood va cambiando y lo hace para mejorar!

Mi casa es mi refugio! Es ese espacio en que soy yo! En que me libero de todas las cargas que la sociedad me impone… la cartera, los zapatos, el sujetador, las bragas… Se siente la libertad!!!!!

Allí estara mi hermoso perro esperando por mi, mi amada hija y si cuando llego a casa lo hago con la certeza de que mi amor llegara… me siento feliz!!!!

Mi personal trainer…

Wow! Como las artistas! Tengo mi entrenador personal!

Luego de varios meses buscando alternativas para volver al peso adecuado que para mi estatura debo tener! Inicie ejercicios…. antes probe todo tipo de dietas y pastillas y finalmente, me frustre ante la falta de resultados!

Ahora tengo un trainer, este me ha motivado, y se ha encargado de prepararme un plan de ejercicios para ayudarme a alcanzar mi meta!

Aún no se notan a simple vista los resultados del esfuerzo y el compromiso que he hecho conmigo misma, pero mi estado de ánimo ha mejorado significativamente!

El tiempo que usamos para hacer ejercicios se ha vuelto uno divertido y de competitividad, me encanta! Aparte de que tengo el entrenador más bello del mundo, mi Rubén!

Eyyy, yo le digo que le voy a dar los créditos pero no lo voy a recomendar!!!! 💪🏻🏋🏻‍♀️

La alcancia!…

De pequeña mi abuela paterna nos tenia una alcancia a mi hermano mayor y a mi! Se trataba de unos potes de la crema “vitapointe”, no se si todavía eso viene! Recuerdo un pote blanco, letras rojas y tapa azul. Allí ella depositaba el menú que le iba sobrando durante el transcurso de la semana por partes iguales!

Cuando llegábamos a visitarla los sábados yo corría al armario donde estaba la alcancia, sacaba el dinero y lo malgastaba en dulces! En cambio mi hermano mayor ni se acercaba a la de el hasta pasadas varias semanas, cuando ya no cabía más dinero en el pite, que los contaba y los envolvía y dejaba en una caja en casa de mi abuela! Dejando nuevamente la alcancia en su espacio! Entonces yo lloraba, gritaba y zapalateaba porque el tenía más dinero que yo!

Con el pasar del tiempo mi abuela intentando evitar mis rabietas comenzó a poner una cinta adhesiva alrededor de la tapa para evitar que la abriera y me compraba un dulce para eso de intentar evitar que quisiera sacar el dinero… pero yo con un poco de esfuerzo la abría y malgastaba el mismo.

No seguiré narrando las cientos de situaciones que tuve con la alcancia pero finalmente mi abuela nos abrió una cuenta a cada uno en el banco y fue la única forma en que consiguió que mi cuenta tuviera progreso!!!