Dos noches…

Dos noches durmiendo en sus brazos fueron suficiente para anhelar dormir en sus brazos para siempre…

Dos noches han transcurrido luego de aquellas dos y despierto tocando el espacio a mi lado vacío, sintiendo su ausencia, buscando su olor…

Dos noches en que me cuesta dormir… dos en las que despierto y lo extraño… dos noches en que su ausencia me invade y se lleva el sueño lejos de mi sin poderlo conciliar..:

Costumbres… rutina…

Tenemos el mal hábito de acostumbrarnos a lo que es posible y aun a eso que no nos pertenece…

Hacemos las cosas por costumbre o por una simple rutina al punto que entendemos que eso es lo que debemos hacer…

Salir de ese círculo nos hace sentir temerosos y perdidos.. le tememos al cambio, a lo desconocido, a lo que es no sabemos como que no es predecible…

Y en muchas ocasiones por ese temor es que no logramos ser felices.