Simplemente gracias!…

Mi sincero agradecimiento a ti que me sigues y me lees desde cualquier parte del mundo.

Gracias por su tiempo, por sus comentarios y por sus buenos consejos!

Gracias por escuchar ese grito en letras que se escapa de mi alma y de mi corazón!

Gracias por guardar mis secretos! Gracias por permitirme simplemente ser como soy!

Gracias por ser parte de mi vida! Mil bendiciones para todos! Un abrazo!

Cuídate de maldecir…

Hace dos días mientras esperaba un medicamento que me iba a despachar, escuche a un nene decirle a la señora del frente que llevaba D en la clase. Está se voltio y le dijo a la señora que andaba con ella “maldito sea el nene este! Ojalá y se cuelgue para ver si le da vergüenza y aprende”… y recordé que alguien me había comentado que bajo coraje echamos muchas maldiciones que se convierten en nuestras propias desgracias…

En el barrio donde me crié vivía esta mujer, quien por muchos años mantuvo en secreto una relación con un hombre casado, hasta que quedó embarazada de el! Su papá al enterrarse enfureció y aunque le impuso severos castigos a esta, finalmente la dejo quedarse en la casa.

Una vez dio a luz, está se las ingenió para seguirse viendo a escondidas con el ahora padre de su bebé , volviendo a quedar embarazada.

En esta ocasión, cuando el papá lo supo la corrió de la casa y esta fue a vivir a la casa de su abuela paterna.

Su señora madre ahora le ayudaba económicamente con los gastos de los bebés, a escondidas de su esposo.

Cuando su segunda hija cumplió el mes de nacida, ésta volvió a quedar embarazada. Su madre se disgustó de tal forma que le contó a su esposo lo ocurrido y este hizo que su madre la corriera la muchacha con las dos bebes de su casa también! Está termino viviendo en la casa de un vecino que a cambio de que le hiciera los quehaceres del hogar le daba albergue.

Está los domingos vestía las niñas bonitas y se sentaba en una banca a orillas de la calle principal, los hizo semana tras semana hasta que la niñas se convirtieron en unas adolescentes.

Un domingo su papá detuvo el carro frente a ellas y la hija se levanto pensando que su papá por fin se había decidido en conocer sus nietas, cuando este le dijo que maldecía sus nietas y deseaba que las tres encontrarán el amor en un hombre ajeno y nunca fueran felices con el…

Sus palabras se hicieron eco y no viraron atrás vacías! Sus tres nietas se enamoraron de hombres casados y vivieron relaciones a escondidas!

El viejo en su lecho de muerte mando a buscar a su hija y le pidió perdón y está le dijo que aunque lo perdonaba el daño estaba hecho!

PD. Conozco la historia porque una de las nietas me la contó! No de propio conocimiento.

Palabras…

Somos esclavos de lo que decimos y de lo que oimos…

Con nuestras palabras podemos herir, dañar, juzgar, despreciar…

Con ellas podemos orientar, motivar, acariciar, fortalecer, consolar, exaltar, bendecir…

Cambiar vidas, destruir sueños, fortalecer cercos…

Muchas se las lleva el viento pero otras… quedan para bien o para mal, para siempre sirviendo de tropiezo o regalándonos un estimulo.

Decidamos como usaremos las que decimos…