Rebelde..

Aveces me siento rebelde y quiero violar todas las reglas… y mas aquellas que no me hacen ningún sentido…

Así me siento hoy.. rebelde con la vida..  rebelde hacia todo lo que me rodea…

Y recuerdo que todas las veces que he actuado con rebeldia… las consecuencias han sido nefastas para mi..

Y finalmente no encuentro más que una sensación momentánea que luego termina en arrepentimiento

Anuncios

Cosas de religión…

Provengo de un hogar donde mi madre siempre fue la figura fuerte de la casa.. era la que regañaba,  castigaba y pegaba…

Ella asistía a la iglesia protestante y nos llevaba, (digo,  me llevaba a mi, los varones se quedaban en casa con mi padre que no Asistía a la iglesia)…  La iglesia pentecostal, donde las reglas no tienen fin, pero predican la libertad…  no abundó en eso porque ya lo hice en otro post…

Que hay que cumplir con los diez mandamientos y con mil reglas mas… que sino te cortes el pelo, que sino te afeites las piernas, que sino te saques las cejas, que sino te pintes el pelo, y que no te lo recortes, que sino te maquilles, que no use manguillos, que el traje no puede ir ceñido, ahh y nada de escotes, que no uses pantallas ni collares (pero si sortijas y relojes, cual será la puta diferencia?), que no uses pantalones, que las faldas sean largas… que no bailes, que no bebas, que ir al cine es pecado, y al parque de pelota tambien… y si se te escapaba un coño o un carajo… ay padre!!!! No te quedaban dientes en la boca…  menos mal que los últimos años  han reducido sus reglas porque de lo contrario hubieran quebrado…

Eso sí contar que si bien la biblia establece el matrimonio y la familia como la institución perfecta y yo entiendo que es asi…  

Existen las parejas que finalmente fracasan en su convivencia pero te enseñaron que hay que someterse al esposo, que el matrimonio es para toda la vida (y aunque así debiera ser… hay excepciones a esa regla), “que hay que confiar y esperar en oración porque las cosas cambien”…  y si te divorcias… eyyy a cerrar las piernas… nada de másturbación, (y hasta en tu intimidad matrimonial se metian diciendo que el sexo oral y anal son pecado) y lo que te espera es abstinencia total… pero coges puños y te dicen que Dios es excelente sanando heridas y restaurando corazones  y no lo dudo, pero porque aguantar??

Pero finalmente eso aprendi… eso me enseñaron y ahí llevo en mi memoria cuantas malas experiencias y desgraciados recuerdos, que aún pesan

Admito que para ese entonces yo lo veia normal no sólo porque fue lo que me enseñaron sino porque toda mi familia materna estaba en esta y pasaba mi tiempo con ellos porque éramos un monton… 

Algunas de mis primas se revelaban y a escondidas en la escuela intercambiaban meriendas por maquillajes y se doblaban la falda en la cintura.. no perdian la oportunidad de decir “malas palabras” y se hacían collares de lo que fuese… por favor, no será esto una forma de maltrato?? 

Y por si era poco las reglas de mi casa… andaba vestida como monja 24/7, con la cara lavada y las patas peluas y a los quince años vino una cabrona a decirme que afeitarse las axilas y ponerme perfume era vanidad… 

Entre las reglas del hogar había que estudiar antes de enamorarse y todos los chicos eran malos, menos mal que para ese entonces no me gustaba ninguno.  Pero aun los chicos que asistían a la misma iglesia eran “mundanos” y según mi madre “estaban allí obligados”…

Y me revele… un poco tarde pero lo hice… y me fue mal.. tal fue mi suerte que me case con un hombre que aunque decía que era ateo.. que mucho le gustaban las reglas de los pentecostales,  acompañadas por las  que tenia en el hogar ni decir, era de locos… con excepcion de que podía ir al cine, obvio que acompañada por el y a ver la película que el quisiera… que no tenia que escuchar música sacra pero la que a él se le antojara…  que estableció un  horarios para todo, incluyendo el de yo dormir…

Aun mi madre le gusta aún tratar de dominar y controlar… pero se le fue la guagua…

Finalmente… Hoy soy libre. Y cuando alguien se me quiere imponer… stop!!