Durmiendo con el enemigo!..

Si, es el título de una reconocida película protagonizada por Julia Roberts, y la cruda realidad de muchas mujeres… podríamos añadir el secreto de algunos hombres…

Ciertamente los pensamientos que vienen a mi mente al escuchar la frase “sleeping with the enemy” que traducido al español es “durmiendo con el enemigo”, ninguno es positivo! Y estoy segura que los que vienen a la tuya que me lees, tampoco lo son!

La realidad es que cuando uno ve la película puede pensar que es algo exagerado pero lamentablemente no lo es… Así vivía yo! Atemorizada, angustiada, con la incertidumbre de cómo la pasaría con posterioridad a la llegada del padre de mis hijas a la casa!

Mucho antes de que se acercara la hora de el llegar a casa me sentía intranquila y a la expectación de que panorama me esperaría! Empezaba a prepararme para evitar que algo pudiera disgustarle, raras veces lo lograba, trataba de que todo luciera en orden y a su forma!

Pero igual en un centenar de ocasiones su plato de comida terminaba pegado a la pared del pasillo… en ocasiones estaba muy caliente, en otras frio; o ya habían pasado las 6:45 que era la hora que el había designado para comer, así me hubiera pasado por dos minutos!

Era una obsesión con que todo estuviera impecable sin el tener que mover un solo dedo! Si abría la puerta del gabinete de cocina, todas las etiquetas debían de quedar de frente, por marca y estatura; en las gavetas del gavetero en el cuarto, todo doblado y clasificado por pieza, de la misma forma en el closet… el color de cada gancho representaba una pieza distinta y se debían de clasificar ( suéter en gancho verde y si habían tres suéter negros debían ir uno tras el otro).

Realmente sus palabra eran orden! Una vez me dio la primera bofetada y le demostré mi miedo, me convertí en su exclava! No me atrevía a mover un dedo sin su consentimiento!

Cuando mi hermano mayor se caso el no permitía que me relacionara con mi familia y yo fielmente no me atrevía ni siquiera a realizar una llamada telefónica en su ausencia. Le tenía un miedo absurdo e irracional!

Al llegar la invitación de la boda, gritaba que le habían faltado el respeto y que yo no debí permitir que eso ocurriera… fue un mes largo, en espera de que llegara ese día para ver si terminaba esa pelea!

En las noches metía un cuchillo debajo del mattre, nunca me atreví a sacarlo pero me hacía bien pensar que estaba allí por si lo llegaba a necesitar! Nunca olvidare aquella sensación y el ahogo y la presión que se siente tener tu enemigo al lado!

Somos seres libres! Que nadie nos perturbe La Paz!

Anuncios

Reflexión sobre lo inculcado!!

Cuanta confusión!  Una lucha entre el yo aprendido y el yo que estoy conociendo.   Llevo varios años tratando de sentirme libre… y siento que pronto lo seré!

Ya salí de aquel matrimonio al que yo misma me condene, y ahora trató de librar mis días de aquellas enseñanzas que me dieron que aunque no fueron del todo malas me han mantenido presa en mi, sin hallar la libertad.

Tengo la libertad de seleccionar lo que quiero hacer… si, vuelvo a lo mismo.  Mis problemas siempre han sido provocados por lo mismo y es que es difícil de lidiar contra esas enseñanzas que le dieron a una, que uno las creyo y las dio por buenas y que de repente descubres que no son más que producto del maldito fanatismo…,  pasar sobre ellas, aún me cuesta tener que hacerlo y siento un poco de temor porque aquello que aprendemos en nuestra niñez es difícil de olvidar aún en nuestra adultes… cuanto más cuando aprendiste  que era malo?,  o peor aún, que era pecado… las enseñanzas que un día te dieron te juzgan…

Y quisiera salir corriendo y perforarme las orejas, no porque crea que usar aretes me hará lucir as bonita sino porque no veo porque no pueda hacerlo, unas pantallas en mis orejas no cambiarán lo qué hay en mi corazón que finalmente es lo que importa y la falta de que las perfore causaron en mi un poco de resentimiento contra una iglesia que no permitía su uso, contra mi mamá que decía que era pecado…

El pantalón en la mujer, wow esa me ha costado aceptarla toda la vida.  Porque no?  Una prenda súper cómoda y mucho más cubridora que una falda en muchísimas ocasiones.  Pero que problema tienen los pentecostales alegando que es una prenda de hombre.   Ni la historia de esa prenda les apoya su Idea.  Igual despertó una rebeldía en mi el hecho de que deseaba llevarlos y nunca entendí porque por el contrario tenía que llevar una falta y encima tenía que ser larga.   Hago constar que me encantan las faldas y que me lucen súper bien y que por el contrario y como ya les he mencionado el pantalón ni siquiera me favorece por lo que no soy fanatica de llevarlos.  Pero igual en ocasiones me los pongo porque me gusta sentir que puedo llevar lo que se me antoje.  Con ellos siento que doy un paso al frente y eso hace que me sienta no bonita pero bien cuando los llevo.

Eso sin hablar del baile!!!  Cuanta libertad tenemos cuando movemos nuestro cuerpo, liberador y reparador, un simple movimiento que cambia nuestro visión de Cualquier momento, y coño, aún no entiendo porque carajo lo llaman pecado (y hablo  malo y les pido me disculpen pero la situación amerita que expresé mi indignacion.  Escuchar a una persona hablar bonito es admirable pero tener que reprimirse por una pendejada cómo está, esta cabrón)…  Soy trinca, creo que ni siquiera desarrolle ciertas destrezas motoras bien porque moverse al son de la música era pecado, era provocar el sexo opuesto.   Soy boricua, llevamos la música por dentro, y quiero liberar mi alma y mi cuerpo….  Ya no quiero seguir siendo una espectadora del que disfruta la vida a cada segundo!   En cada giro, en cada paso quiero que mi mente deje de ver la palabra pecado y cuando lo logré, celebrare con un cerveza y brindare con una copa de vino porque estoy despojándome de aquel otro yo.

La progenitora de mi papá…

Mi padre fue criado por está mujer a quien siempre llame abuela.

Fue el mayor de seis hermanos.  Al nacer su progenitora lo envío a vivir con esta persona a quien al igual que yo el le decía abuela. 
A pesar de que no se crío con ella recuerdo que en mi ninez al menos una vez de cada tres meses el nos llevaba a la casa de esta mujer.  Vivíamos a una distancia aproximada de 40 millas ida y vuelta.   Al llegar a su casa, el la llamaba y ella se acercaba al carro, el le preguntaba cómo estaba.. repartiamos besos y luego nos ibamos hasta la próxima. 

No fue hasta mi adolescencia que empecé a cuestionarme porque mi papa no fue criado por su madre?  Porque su madre crío los otros hermanos y a él no?  Porque sólo sabía el nombre de sus hermanos y porque no nos visitaban??

En una conversacion, escuché que ella dio a mi padre porque el papá de el la había hecho sufrir mucho y desde ese entonces la deteste…

Empecé odiar el sagrado paseo a la casa de esa señora. .. 

ya casi para graduarme de escuela superior mi padre recibió una llamada telefónica de alguien que se identifico como una hermana de el y le notifico que su madre habia infartado y que estaba en estado de coma… fuimos al hospital y sus hijos y nietos lloraban con mucho sentimiento.  Me parecía muy lamentable la situación y me preguntaba porque ellos se sentían así cuando para mi era una perfecta desconocida y finalmente todos éramos nietos. ..

Estando alli.. anunciaron que la señora salió del coma y iban a permitir que pasarán a verla de poco en poco como eran las instrucciones del hospital pero que en el caso de la señora ella había pedido que pasarán sólo mi papa y su familia.

Al entrar aquel cuarto frio, la señora llacia sobre una cama, entubada y con un poco de dificultad se quitó la mascarilla entonces le pidió a mi papá que se acercara… lo tomó por la mano y comenzó a besarle cada nudillo de los dedos de su mano… mientras con voz débil y asfixiada le pedía perdon.  Mi padre le pasaba la mano y le pedía que se calmara, que no hablara, que todo estaba bien!!  Pero ella insistía en lo mismo.  Luego pidió que nos acercaramos y le diéramos su beso… finalmente murió ante los ojos de nosotros…

Cosas de religión…

Provengo de un hogar donde mi madre siempre fue la figura fuerte de la casa.. era la que regañaba,  castigaba y pegaba…

Ella asistía a la iglesia protestante y nos llevaba, (digo,  me llevaba a mi, los varones se quedaban en casa con mi padre que no Asistía a la iglesia)…  La iglesia pentecostal, donde las reglas no tienen fin, pero predican la libertad…  no abundó en eso porque ya lo hice en otro post…

Que hay que cumplir con los diez mandamientos y con mil reglas mas… que sino te cortes el pelo, que sino te afeites las piernas, que sino te saques las cejas, que sino te pintes el pelo, y que no te lo recortes, que sino te maquilles, que no use manguillos, que el traje no puede ir ceñido, ahh y nada de escotes, que no uses pantallas ni collares (pero si sortijas y relojes, cual será la puta diferencia?), que no uses pantalones, que las faldas sean largas… que no bailes, que no bebas, que ir al cine es pecado, y al parque de pelota tambien… y si se te escapaba un coño o un carajo… ay padre!!!! No te quedaban dientes en la boca…  menos mal que los últimos años  han reducido sus reglas porque de lo contrario hubieran quebrado…

Eso sí contar que si bien la biblia establece el matrimonio y la familia como la institución perfecta y yo entiendo que es asi…  

Existen las parejas que finalmente fracasan en su convivencia pero te enseñaron que hay que someterse al esposo, que el matrimonio es para toda la vida (y aunque así debiera ser… hay excepciones a esa regla), “que hay que confiar y esperar en oración porque las cosas cambien”…  y si te divorcias… eyyy a cerrar las piernas… nada de másturbación, (y hasta en tu intimidad matrimonial se metian diciendo que el sexo oral y anal son pecado) y lo que te espera es abstinencia total… pero coges puños y te dicen que Dios es excelente sanando heridas y restaurando corazones  y no lo dudo, pero porque aguantar??

Pero finalmente eso aprendi… eso me enseñaron y ahí llevo en mi memoria cuantas malas experiencias y desgraciados recuerdos, que aún pesan

Admito que para ese entonces yo lo veia normal no sólo porque fue lo que me enseñaron sino porque toda mi familia materna estaba en esta y pasaba mi tiempo con ellos porque éramos un monton… 

Algunas de mis primas se revelaban y a escondidas en la escuela intercambiaban meriendas por maquillajes y se doblaban la falda en la cintura.. no perdian la oportunidad de decir “malas palabras” y se hacían collares de lo que fuese… por favor, no será esto una forma de maltrato?? 

Y por si era poco las reglas de mi casa… andaba vestida como monja 24/7, con la cara lavada y las patas peluas y a los quince años vino una cabrona a decirme que afeitarse las axilas y ponerme perfume era vanidad… 

Entre las reglas del hogar había que estudiar antes de enamorarse y todos los chicos eran malos, menos mal que para ese entonces no me gustaba ninguno.  Pero aun los chicos que asistían a la misma iglesia eran “mundanos” y según mi madre “estaban allí obligados”…

Y me revele… un poco tarde pero lo hice… y me fue mal.. tal fue mi suerte que me case con un hombre que aunque decía que era ateo.. que mucho le gustaban las reglas de los pentecostales,  acompañadas por las  que tenia en el hogar ni decir, era de locos… con excepcion de que podía ir al cine, obvio que acompañada por el y a ver la película que el quisiera… que no tenia que escuchar música sacra pero la que a él se le antojara…  que estableció un  horarios para todo, incluyendo el de yo dormir…

Aun mi madre le gusta aún tratar de dominar y controlar… pero se le fue la guagua…

Finalmente… Hoy soy libre. Y cuando alguien se me quiere imponer… stop!!