La alcancia!…

De pequeña mi abuela paterna nos tenia una alcancia a mi hermano mayor y a mi! Se trataba de unos potes de la crema “vitapointe”, no se si todavía eso viene! Recuerdo un pote blanco, letras rojas y tapa azul. Allí ella depositaba el menú que le iba sobrando durante el transcurso de la semana por partes iguales!

Cuando llegábamos a visitarla los sábados yo corría al armario donde estaba la alcancia, sacaba el dinero y lo malgastaba en dulces! En cambio mi hermano mayor ni se acercaba a la de el hasta pasadas varias semanas, cuando ya no cabía más dinero en el pite, que los contaba y los envolvía y dejaba en una caja en casa de mi abuela! Dejando nuevamente la alcancia en su espacio! Entonces yo lloraba, gritaba y zapalateaba porque el tenía más dinero que yo!

Con el pasar del tiempo mi abuela intentando evitar mis rabietas comenzó a poner una cinta adhesiva alrededor de la tapa para evitar que la abriera y me compraba un dulce para eso de intentar evitar que quisiera sacar el dinero… pero yo con un poco de esfuerzo la abría y malgastaba el mismo.

No seguiré narrando las cientos de situaciones que tuve con la alcancia pero finalmente mi abuela nos abrió una cuenta a cada uno en el banco y fue la única forma en que consiguió que mi cuenta tuviera progreso!!!

Anuncios

Cumplió su palabra 2…

Cuando mi papá dejo de beber, su adiccion al cigarrillo aumento!

Como mi mamá era cristiana-Pentecostal, mi papá nunca fumaba dentro de la casa, ni del carro, siempre supuse que por respeto a ella! Razón por la que el cigarrillo era según yo un vicio que no me afectaba!

A pesar de que escuchaba a mi madre dándole una cantaleta para que dejara de hacerlo casi a diario, el continuo fumando. Al pasar los años, me percataba que luego de un berrinche de mi Madre el disminuía la cantidad de cigarrillos y luego volvía a lo mismo.

Pasados los años cuando mi hija mayor comenzó en el head start con frecuencia, está me comentaba que en su escuela le dijeron que fumar era malo y que le diría a su abuelo que no lo hiciera! Nunca supe si lo hizo!

Pero cuando mi segunda hija fue a head start, ella también empezó a decir que no quería que mi padre tuviera cancer y muriera. Fue a una gira, la mis trataba de una exhibición de órganos del cuerpo, entre ellos el pulmón. Unos de ellos eran reflejando como se ve el pulmón de un fumador! Mi hija llego como trastornada, llorando porque no quería que mi papá muriera de un cancer en el pulmón por estar fumando!

Días después, mi hija me dijo que hablo con su abuelo y el le dijo que iba a dejar de fumar! Esto no fue algo que ocurrió de un día para otro… vi a mi padre haciendo de tripas corazones como dicen por ahí con tal de cumplirle a mi hija su promesa! Cuatro meses después ya mi padre había dejado el vicio y había engordado unas 20 libras!

Posteriormente, mi padre me contó, que mis dos hijas fueron la razón por la que dejo de fumar! Que cuando la primera inició en la escuela y a partir de que le hablaron del cigarrillo en la escuela como algo que afectaba la salud, mi hija al montarse al carro cuando el la recogía lo primero que le decía “abuelo fumar es malo”. Y que cuando ella como que lo olvido, empezó la otra una guerra competa contra el uso del cigarrillo, que está le preguntaba “abuelo cuando vas a dejar de fumar?” Pero que después de aquella gira solo le decía “tienes que dejar de fumar porque no quiero que te enfermes ni te mueras”.